(Acracia 60) ¿LE DARÁ ROCA ERGUIDA UN ALMA AL ANARQUISMO?

La escena es nueva, sin embargo se repite donde sea que el mundo occidental colisione con uno, eso tal vez es incalculablemente antiguo.
Es de noche en Dakota del norte y un joven anarquista de fuera del estado se sienta junto a una hoguera. Mira a sus compañeros junto a él, mayoritariamente gente indígena, y respira profundo el aire limpio de la llanura. Las estrellas que nunca vió en la ciudad, pintan el cielo de la noche y la luz de la luna sobre las colinas invita a rodar por siempre en ellas. Entiende por qué esa orgullosa gente quiere defender este territorio, este suelo, y pelean tan duro para mantener el largo brazo del capitalismo despojado de él. Con un gran aliento él intenta empaparse cuanto más pueda de las memorias, su cuerpo entero irradia alegría.
Esta es la revolución que siempre estuvo esperando. Aquella con la que soñó todas esas noches que se mantuvo despierto en la universidad, leyendo a Bookchin, Kropotkin y Emma Goldman. Comienza a sentir que todo esto puede ser el punto de inflexión final, donde la humanidad se libera de las cadenas opresivas del Estado y la superstición.
Pero como él revela en el deleite revolucionario, una suave voz femenina emerge desde el otro lado del fuego. Ella también ha venido a unirse a la protesta y habla, en la lengua de su pueblo, palabras que nuestro anarquista no puede entender y que sin embargo causan que sus pelos se ericen:
Ate Wankantanka, Mitawa ki,
Wazi ya tanhan, ka te na Wa ska ki u ya ye ki,
Hena un taku ya kage ki, ya glu ska kta, he ca nu,
He iye cel, Wakantanka, Anpetu ki le, Micante Ki Mi ci yu ska ye,
He cel tohanl, nitokab woyasu ki el, wahinajin ki, ima ya cu kta.”
Luego él preguntará qué significaban esas palabras. Él descubrirá que eran una oración a “Wankantanka”, “El gran espíritu” de los Lakota, a la memoria de su creación, y para mantenerla “limpia y pura”. Nuestro anarquista se encuentra sin palabras. Los argumentos anti-religiosos que le habían servido tan bien en la universidad aparentemente están atascados en su garganta. Intenta criticar, pero falla y lentamente crece en silencio. Él ve a otros unirse en la oración de esta mujer. El viento se agita por un momento y jura haber oído voces fantasmales, suaves canciones emergiendo desde las colinas y subiendo a las mismas estrellas. Nunca se sintió tan cerca de casa.
La protesta contra el oleoducto en Dakota del norte ha sido un punto de encuentro para los pueblos originarios, un despertar en la reserva no visto desde el Movimiento de Indígenas Americanos a finales de 1960. La batalla para parar el oleoducto tiene muchas aristas, desde lo anticapitalista hasta la “energía sucia” producida, y miles de personas se han unido a esta pelea; una característica de esta lucha en que muchos del medio radical tradicional, incluso veteranos manifestantes, parecieran totalmente poco preparados para lo que es el profundo lazo espiritual que atraviesa la batalla entera.
Fue algo que había estado discutiendo varios meses atrás con un activista sin nombre con quien trataba de conseguir desesperadamente una entrevista. “¡Eso es lo que esta gente no entiende, hermano! Esto no es solo una creencia, es una completa forma de vida”. Comprendí la lucha: Muchas de las personas que adoraban mi militancia anarquista terminaban perplejos por mi charla acerca de atrapar espíritus de las casas y de las ofrendar regalos a los muertos. Ellos me aseguraban que lo que había visto no era real, que todo estaba en mi cabeza y que seguramente las luces que habíamos visto mi esposa y yo eran parte de alguna tensión previa sin revelar en una alucinación grupal.
Esas mismas voces despectivas están ahora, extrañamente, quietas frente al pie de una roca.
Esto cubre toda la lucha de la gente de la primera nación y uno debe recordar que mientras las creencias espirituales difieren de tribu en tribu, ellos comparten algunos caminos comunes: toda vida es sagrada, es un regalo del creador o creadora del cual la humanidad debe hacerse responsable. Douglas James, un miembro de 64 años de edad, de la Nación Lummi, le dijo a un reportero de la Des Monies Register que “Nosotros somos las voces hablando por los hermanos de cuatro patas que no pueden hablar por sí mismos – todos los animales bajo el río tampoco pueden hablar… Nosotros sólo hablamos por la Madre Tierra.” El espíritu es visto en todas las cosas, desde las plantas y animales hasta la misma tierra. Un médico Havasupai dijo al mismo reportero: “Mucha gente fantasea y glorifica esto. Y aquí no estamos por seres fantasiosos o gloriosos” Y agregó “Estamos aquí básicamente para ser centinelas de una fuerza invisible”.
Comparando esto a la izquierda radical, han desechado adoptar cualquier tipo de espiritualidad que pudo haber tenido poco después de que el marxismo se convirtiera en la teoría económica de aquel entonces. Desde los Bolcheviques volando iglesias hasta anarquistas disparando oradores en España, se está mucho más propenso a escuchar una conferencia –de ocho horas- del “genio” Richard Dawkins, un hombre que se refiere a los animales como “máquina de supervivencia de genes”, Que cualquier tipo de discurso referente a fuerzas invisibles o a la Madre Tierra.
Lo que es parcial, porque los izquierdistas parecieran ser los únicos preocupados en esta creencia materialista.
La unión soviética y la CIA se encargaban exitosa y salvajemente de programas de espionaje psicológico. Las misiones del Apollo, reportaron regularmente anomalías en la luna, Otros astronautas han visto extrañas luces y figuras que no pueden explicar. Niños han nacido con memorias de vidas pasadas que se alinean con datos históricos que no debieran haber conocido. Mediums han sido puestos a prueba bajo laboratorios de doble seguridad y han sido capaces de acertar en información específica sobre personas muertas, cuando ninguna información sensorial estaba a mano para que obtuvieran dicha información. Tenemos un audio y un video que evidencia la comunicación entre el mundo de los muertos y los vivos.
Puedes poner todo esto en las manos de muchos radicales, que vociferan y gritan que el mundo es de hecho mucho más extraño de lo que ellos pudieran imaginar, y la mayoría ignora cualquier evidencia que tengas o se refieran a ello como algo “guau”. En efecto, anarquismo y sus primos ideológicos mantienen el mismo fanatismo religioso que ellos acusan a la Derecha, reservado solo a militantes que niegan cualquier espiritualidad, más bien equiparándola a un “trabajo del diablo”.
En un país donde el 43% de personas que cree que los muertos son capaces de visitarles, 61% cree en ellos y un 18% ha visto apariciones, cualquier ideología que les diga que ese tipo de cosas son estupideces, es difícil de vender. Es incluso más difícil hacerlo cuando ha crecido la competencia por el financiamiento, dejando a la ciencia remitida al énfasis en la investigación rigurosa reproducible para estudios de alto impacto, que en algunos casos ha sido posteriormente tildada de errónea o exagerada. La impermeable creencia en “La ciencia” ha llevado a una percibida crisis de la reproducibilidad, en donde la credibilidad en hallazgos científicos están siendo cada vez más cuestionados.
Evidencia de la silenciosa crisis en la ciencia está aumentando. Un creciente coro de investigadores alertan que muchos hallazgos en las principales revistas de investigación no pueden ser replicadas.
“Hay toda una marejada de conciencia que mucha de la investigación biomédica no es lo suficientemente verídico como uno pensaría que es” Dijo el Dr. Kevin Staley, un investigador de la epilepsia en el hospital general de Massachusetts. “La gente eventualmente tomará conciencia porque hay un despertar del silencio, luego de un resultado positivo falso” agregó. Lo mismo ocurre en todos los campos de la ciencia, desde la neurociencia hasta el estudio de células madre.
La roca erguida podría finalmente dar espacio suficiente de espiritualidad para respirar en el medio radical y hacer que los ateos decididos comienzan a cuestionarse sus propias convicciones.
Hablé con un insurreccionista, a quien llamaremos Sam, que hizo su propio camino hacia el campamento: “Gasté una semana en un campamento “no oficial”, justo afuera de la Reserva de la Roca Erguida. El campamento fue fundado como un campamento espiritual y la mayoría de las personas con quienes hablé que eran espirituales en algún contexto, lo que exactamente significa diversidad, como también gente de cientos de tribus compartiendo con nuevas personas que llegaban cada día. Personalmente no me considero espiritual en ningún aspecto, así la mayoría de las cosas que escuché acerca de esas diferentes perspectivas fue alrededor de la fogata y compartiendo las comidas.
En aquel nuevo y diferente clima de creencias, nuestro joven anarquista encontró una existencia espiritual trabajando lejos de cualquier “opio del pueblo”, o podría haberlo esperado. “Nosotros regularmente damos las gracias con ofrendas de tabaco y parte del tiempo que estuve en el campamento “no oficial”, pude haber caminado hacia la frontera con el campamento para orar. Algo que encontré más interesante fue la gente que había visto, todo lo que hicieron en el campamento fue como una oración.” Sam continuó “Ellos veían la oración no como algo pasivo, sino como una acción. Ellos confrontaban físicamente al oleoducto en un acto de oración. Algunos sentían que era el dolor de sus ancestros y el dolor de los afectados en el campamento, lo que les habían llevado hasta allí.”
Hombro con hombro entre las tribus han mantenido una íntima conexión con el espíritu del mundo hace más de miles de años, Anarquistas y otros radicales se han dado cuenta que quizás debe haber algo de real en esta naturaleza “invisible”. Hay mucho más que aprender en la Roca Erguida, y sería muy sabio que radicales de muchas líneas prestaran atención a culturas que han sobrevivido algunas de las más brutales represiones que el Estado pudiera haber ideado.
No pueden denigrar la naturaleza espiritual de esta lucha, en los corazones de la gente y en el extraño comportamiento de ciertos animales. Las Primeras Naciones, como mucha gente, no basan estas creencias en fe, sino en experiencias, y cuanto antes el anarquismo pueda entender la diferencia entre los dos, más pronto se aceptará el hecho que se está engañando a sí mismo.
Cuando el Anarquismo pueda dejar atrás el materialismo victoriano, que ni el gobierno Americano ni Soviético tomaron en serio, quizás se puedan mover con el mismo poder y sentido que vimos en video de Dakota del norte. Puede que cuando comiencen a aceptar que el mundo está mucho más vivo que Richard Dawkins o Neil Degrasse Tyson, admitirán que tal vez esas fuerzas que existen nunca las vamos a comprender enteramente, y que la lucha en contra la jerarquía y el capitalismo pueden ser tan importantes para la muerte y el territorio como la vida… entonces tal vez las cosas comiencen a cambiar.
El mundo espiritual está disponible para todos, esperando justo detrás del fuego.

Toma el riesgo, alcanza e irradia un poquito más de luz.

Dr. Bones.
Traducción ingles-español: Pastora Carcher Martínez.
(ALSI-FALV).

roca-erguida

(Acracia 59) Presentación del libro “la organización y la cultura” de Juan 2do Montoya

Juan Segundo Montoya fué un gran luchador y organizador ácrata, teniendo sus principales actuaciones en la zona centro y sur del país. Allí a finales de los 20´s llegó huyendo de la represión ibañista a la sureña Osorno, donde tapados con ramas en los campos logró evitar la cruel policía que el dictador había formado. Participó activamente en su derrocamiento, y apenas derrocado este, se avocó a la organización de las y los trabajadores en el sur, fue director del periódico “Vida Nueva” (1934-1942), uno de los más longevos periódicos en la región chilena. En sus páginas destacaron las temáticas sobre las prácticas del autocuidado de la salud, la alimentación naturista, pueblos indígenas, reflexiones sociológicas etc. “Vida Nueva”. La enorme capacidad y despliegue del negro Montoya lo llevaron a ser secretario de la FOLO.
Estas páginas, salían publicadas al tiempo que caía la dictadura de Ibáñez, y las mermadas y golpeadas fuerzas anarquistas y anarcosindicalistas se volcaban a reorganizarlo todo. Comunistas y Socialistas habían engrosado sus filas gracias al ataque sistemático que realizaban junto a las fuerzas políticas de derechas para desacreditar a los libertarios y sus precarias organizaciones organizadas en base al apoyo mutuo, la cooperación y la voluntariedad.
Este libro, es sin duda fundamental para considerar el particular desarrollo que tuvo el anarquismo de Temuco al sur de la región chilena, ya que este se desarrolló con una expresión bastante particular, y que no se dio en otros territorio justamente por las actuaciones de anarquistas como Montoya, Solis, Rojas, Pizarro o Schilling. Al respecto el considerado abuelo del anarquismo español Anselmo Lorenzo comenta:
La misma variedad de la idea anarquista que presentan sus expositores y defensores prueba la vitalidad del anarquismo, porque cada diferencia representa, más que diversidad de doctrina, particularidad de apreciación por efecto de circunstancias especiales de ocasión, de temperamento, de sensibilidad y de consiguiente orden de juicios propios de cada individuo” (Lorenzo 1916: 11).
Para entender las diversas confluencias de ideas y prácticas en el seno de los ácratas y libertarios, debemos entender al mismo tiempo los contextos socioculturales y territoriales con los cuales interactúa, por ejemplo del sur de estos años nos cuenta José Santos González Vera:
“En incidentes callejeros si se han juntado veinte cristianos 12 son de ojos azules y rasgos germanos. Hay varias librerías alemanas y una con libros en español. El alemán o su descendiente posee los grandes comercios, los vapores, las industrias, los fundos, todo lo que es determinante.
Los aristócratas valdivianos conservan la primacía en los servicios públicos. El pueblo está formado por chilotes y gentes del norte. Militan los germanos en los más opuestos partidos, de una familia de 4 varones, uno es conservador, liberal el otro, el tercero radical y el último independiente. Empero, el fenómeno político lo domina solo el criollo de sangre española.
Aunque las autoridades dependen del gobierno central, los alemanes mandan. Es algo de hecho. Ellos han engrandecido y dado espíritu a la ciudad. Su empuje arrolla”. (González 1956:180).
Así la particularidad del sistema de propiedad de la tierra, gatillado por inmigración alemana y el intento sistemático por reducir a los pueblos mapuche huilliche y tehuelche, por parte del estado, habrían influido considerablemente en cómo les anarquistas del sur interpretaban las cuestiones de la vida y actuaban frente a la misma.
Así estas páginas de Montoya reflejan la crudeza de un anarquista autodidacta, y que en su pluma yace la completa y profunda visión de lo humano, la asociatividad y lo político, que este tiene. Fenómenos de trascendental importancia, y que son constitutiva de grandes ciencias que realizan sendas investigaciones, y que además en el seno de las organizaciones revolucionarias han tenido diversas connotaciones, que han arrastrado a millones de personas a luchas fratricidas.
Otro anarquista autodidacta como Rudolf Rocker sostendría similares discusiones teóricas en su voluminosa obra “Nacionalismo y Cultura” (1936), donde las discusiones sobre la importancia de la dimensión de acción del anarquismo radica directamente actuando sobre los patrones de la cultura:
El estado solo se muestra favorable aquellas formas de acción cultural que favorecen la conservación de su poder; pero persigue con odio irreconciliable toda manifestación cultural que va más allá de las barreras por él trazadas y puede poner en litigio su existencia. Por eso esta tan absurdo como engañoso hablar de una cultura del estado, pues el estado vive siempre en pie de guerra contra todas las formas superiores de la cultura espiritual y actúa siempre en una dirección que la voluntad creadora de cultura elude forzosamente” (Rocker 1936:128).

Puesto que solo la cultura es creadora, no así el poder que es completamente infecundo y solo es capaz de torcer la voluntad, así de acuerdo a la particular visión de ambos, el anarquismo no discurre por la mera organización política, sino más bien debe recrear todo el sistema cultural del mundo nuevo que las y los anarquistas construyen todos días, buscando soluciones al desastre social que nos arrastran los estados y el capitalismo. En esta línea Gustav Landauer nos aclara:
se puede arrojar una silla y rompen una vitrina, pero solo los parlanchines holgazanes consideran al Estado como algo o un fetiche que se puede golpear para destruirlo. El Estado es una condición, una cierta relación entre seres humanos, un modo de comportamiento entre personas; lo destruimos al asumir otras relaciones, al comportase de manera distinta con los demás (…) Nosotros somos el Estado y seguiremos siéndolo hasta que hayamos creado las instituciones que conformen una verdadera comunidad y sociedad” (Landauer 1973/1910: 226).
Así el anarquismo es el mero portavoz de las ideas de libertad e igualdad, y no su dogma. Mujeres y hombres van así creando y recreando constantemente con las propias
emergencias de lo cultural, lo étnicos y las identidades, al tiempo que se preguntan por el poder, la autoridad y la violencia. En palabras del negro: “hay que cultivar las organizaciones de carácter libertario, que fundan los hombres, inspirados en los altos ideales de solidaridad humana: sobre las ruinas de este mundo viejo, carcomido por los vicios y por sus instituciones anacrónicas, tenemos que formar mundo nuevo, donde los hombres y las mujeres vivan como compañeros espirituales trabajando en el hogar y en el seno de la sociedad” (Montoya 1931: 22).
Así el anarquismo no podrá ser jamás un decálogo tallado en piedra, sino que siempre será aspiraciones de las generaciones venideras, cada una teñida de sus propias particularidades, intereses y aspiraciones, que hacen de la anarquía una experiencia vivida en las calles, en la protesta y en la solidaridad, discutida al pie de la asamblea, defendida en la barricada y propagada por contagio.

marcharemos siempre con optimismo, ayudaremos y no detengamos con nuestra indiferencia el avance de la organización, la organización que sea un foco de cultura alumbrando el camino de los desheredados de la fortuna” (Montoya 1931:23).
Cristian Del Castillo M.

negro-portada

 

 

Periodico Acracia N°60 Ed Aniversario (noviembre 2016)

Estimades compañeres:
Tenemos el agrado de presentarles la edición por el 6to aniversario de nuestre querido periódico Acracia, publicación del grupo acracia que desde el año 2011 que viene sacando y publicando trabajosamente estas paginas, frutos del esfuerzo colectivo voluntario, el deseo de aprender y la autogestión. Muchas cosas han cambiado y seguirán cambiando, la transformación a de ser el motor el motor que pulsa las irrefrenables aspiraciones a una vida mejor, libres en la naturaleza, donde las necesidades de la existencia física, espiritual e intelectual, esten generosamente cubiertas al abrigo de la cooperación, donde los frutos de las tierras esten a libre disposición de quien requiera, y que a estas se le respete su ciclo biológico natural. Donde las artes no esten enclaustradas en viejos museos de olvidados aristócratas o bibliotecas de roñosa madera, sino que esten vivas, creando y recreando la necesaria cultura social al servicio de la inevitable renovación humana.

Entre los contenido de la edición aniversario encontraran:
– Nota Editorial: Nada que celebrar
– Entrevista a José Estevao
– ¿Le dara Piedra Erguida un alma al anarquismo?
– Territorialidad Selknam
– ecología Negra
+ Suplemento Vida Nueva (ALSI) N°02 (número monográfico) Recolección, cuidado y conservación de plantas medicinales.
(Descarga en la Web de la ALSI)
+ Boletín El Valdiviano Federal (Secre FALV) N°01
– La necesaria organización hoy (Secre Falv).
– Sembrar libertad en el desierto (Viento Norte).
– Eramos unxs muchachxs… (Pirilo).
– El dichoso sendero de la libertad (Juan).
Descargalo en la Web del BVF)

PINCHA EN LA IMAGEN PARA VISUALIZAR Y DESCARGAR

60bacracia60-online