Crónica del paro del 12/11 desde Calama (Acracia n82)

n82g


CRÓNICA DEL PARO

Bordeo los 30 años, gracias al apoyo incondicional de mi familia pude estudiar, hoy estoy endeudado, subcontratado y mendigando que los patrones me paguen mi trabajo hasta 90 días después. Me excité cuando fui escuchando a viva voz cómo iba tomando fuerza el llamado a paro, diversas organizaciones y sindicatos se unian. Ya durante el lunes las asambleas y reuniones tenían un claro plan de acciones para dicho dia; se debía intentar con todas las fuerzas impedir los cambios en los turnos mineros, bloqueando los accesos a estas. El dia martes despuntó temprano, todos a sus bloqueos, Topater, Chiu-Chiu y el camino a Chuqui eran claves para el éxito de las acciones. Se hizo, más no fuimos los suficientes, y apunta de perdigones se nos hizo huir. Debajo del puente terminamos escondidos mientras los pacos en moto escudriñaban el lugar, fue entonces nos llega la noticia terrible, un compa había sido arrollado por un imprudente en Topater. Se nos aprieta el corazón y logramos escabullirnos para nuestros hogares a descansar unas horas. Despierto, agradezco a la patta hoy´ri por estar vivo, y me alimento con Molantur. Ruedo en bici hacia alguna marcha, a la que me sumo. Las calles rebosan alegría, los niños juegan a marchar, y los ancianos se agolpan afuera de sus casas a dar agua mientras entusiastas cantaban junto a los marchantes, los sindicatos caminan coloridos bajo el ensordecedor ruido de las bubucelas, pitos y cacerolazos, mientras sobre nuestras cabezas implacable destella el sol. Se me hincha el pecho, se me llenan los ojos de lágrimas, pienso en mis abuelos y tíos que han tenido una muerte prematura por ser pobres, en los asesinados por los pacos y los milicos, redoblo el paso. Me duele la piel, la sequedad, los polvos químicos sobre esta y el sol abren mis primeras heridas y por ello no pido el guanaco cuando se canta. Quizás el lector poco me conoce, pero quien lo hace sabe que jamás he cantado un C-H-I, y muchos menos otras consignas patrióticas o de la tradiciones de izquierda, no obstante ahí estaba cantando a todo pulmón junto a mis vecinos y colegas de trabajo, lo siento, no lo he podido evitar. Llegamos a la salida sur y en la circunvalación se realizan los primeros bloqueos, mientras lentamente continúa llegando la marcha. Me retiro unas horitas para comer, las tripas me sonaban fuerte y el cansancio me pasaba la cuenta. La adhesión al paro era ejemplar en la ciudad, si hasta los negocios de barrio estaban cerrados en pos del paro, solo los chinos y locales colombianos continuaban trabajando, desinteresados, como si no les afectara los mismos males predatorios laborales. La colación del día: cazuela de gallina con chuchoca y pataska, de fondo resuenan los ecos de bocinazos y pitazos. Mientras emputecidos se abalanzan los contratistas esquivando agresivamente las manifestaciones y bloqueos, dicen que tienen que producir para chile, que mentira mas grande. En breve vuelvo caminando a la plaza ex23 de marzo (ahora plaza de la dignidad), en el camino farmacias saqueadas, locales de AFP incendiados y bancos vandalizados, me parece un paisaje hermoso, creo que no me esperaba que mi pueblo se alzara con tanta vehemencia, llevo una sonrisa disimulada, cuando observo que todos los que circulan llevan la misma sonrisa, lo menos claman que si tuvieran una pistola se “pitiarian” al saqueador, entonces otro lo increpó -¿entonces aprecias más a la AFP que una vida?-, si, responde obcecado, y alguien más lejano le grita de vuelta -te vai a jubilar con 150 lucas y te creí sicario de los ladrones culiaos- no podría haber estado más de acuerdo, la mayoría se ríe, el chaqueta amarilla balbucea alguna otra estúpida justificación, nadie le escucha y le responden entre pifias -callate aweonao-. Ya en la plaza, desbordaba de vida, no recuerdo haber disfrutado jamás la plaza como en estas últimas tres semanas, la espontaneidad, el júbilo y la esperanza de un mundo mejor embarga los corazones de los asistentes. Pronto se organiza una marcha y encabezados por las bandas de bronces se precipitan por las calles céntricas. Algunos nos quedamos, llega otra banda de bronce y continua la fiesta. Al poco rato llega una banda musical con equipos eléctricos y todo y comienzan con un rock ya clásico para este rincón “no me arrepiento de este amor”, creo que fue la única canción que alcanzaron a tocar, cuando de improviso nos asaltan la plaza por el lado sur las fuerzas especiales, bombardean la plaza con unos 30 tiros de lacrimógenas, a todos nos pillan por sorpresa, aunque habíamos algunos preparados, nos equipamos a la rápida, mientras atendemos con agua con bicarbonato y/o leche magnesia a los niños y viejos. Luego por las calles del nororiente somos embestidos por todos los vehículos habidos y por haber, tomando indiscriminadamente detenidos, es una cacería. De las schoperias y night club del centro, comienzan a asomarse los mineros ebrios, que enfurecidos ante la desigual lucha, se unen en las calles a defender a los niños y ancianos, algunos piños se reorganizan y resisten, la consigna es que no nos saquen de la plaza, se pelea el centro de la ciudad cuadra a cuadra. Los pacos rabiosos se abalanzan con sus vehículos contra la población, pero son repelidos por tremendas piedras arrojadas con furia, de la primera comisaría salen los “cazadores de ojos”, pero son rápidamente rodeados y apenas pueden controlar el frontis de la comisaría, cada vez que intentan cargar contra la población, hay calameños ocultos en las esquinas hostilizando el avance, revientan escopetazos por doquier, se retrocede y avanza nuevamente, se retiran los heridos y se sigue avanzando, la represión es dura, y estamos cada vez más dispersos, nos comunican que la marcha principal viene acercándose al centro, las fuerzas especiales se repliegan y logramos retomar la plaza poco antes de la llegada de la marcha. Un par de minutos en la plaza y los cocainómanos sicarios del estado vuelven a cargar contra la plaza, pero ya es de noche, y el descontento enciende como un polvorín por todo el centro, de cuadra en cuadra se resiste, comienzan los cadenazos para cortar la luz e impedir la acción policial, se saquea cruz verde, se queman antenas celulares y la caseta del ferrocarril de luksic, las barricadas son acompañados por bailes rituales chamánicos, y los círculos danzantes clamando ¡destrucción, destrucción! cada vez más fuerte. Uno de los piños mas grandes ataca el mall, y luego el edificio corporativo de Codelco, el principal responsable de las muertes prematuras en la localidad. Justo alli, nos intenta interceptar la camioneta blanca de los pacos de civil, pero no sabían que nosotros ya sabíamos quienes eran, y apenas lograron librar, el emboscador emboscado. Feliz de la vida me integro en cada barricada con la que me topo, allí encuentro el aliento de compañeras y compañeros que unidos luchas, encuentro el calor de la espontaneidad. Los desórdenes se extienden pasado medianoche, fue un dia pleno. Ya agotado y con mi honda rota, aprovechando las sombras me retiro, le aviso a mi madre que he sobrevivido, incluyendo mis ojos. Retornó a la estrecha pieza que me anida como hogar, allí nadie me espera, sus paredes verdes me recuerdan los viejos hospitales, me desvisto, noto dos impactos de balines en mi torso, por suerte andaba con ropa bien gruesa, con alcohol gel me limpio las heridas y me las tapo con papel higiénico, nada borra esa leve sensación de satisfacción, sonrió frente al espejo todo magullado, desnudo y en posición fetal me acurruco sin poder borrar de mi mente la imagen del compañero Robinson Gómez.

Unitas. Desde Calama

SE QUEDA LA ESPERANZA.

“Por anarquismo entiendo mejor una aspiración a una vida plena, fraternal y comunitaria, sin instituciones que escapen al
control de la colectividad, donde los vínculos entre las personas sean directos e igualitarios, no mediados por cosas. En la medida en que las luchas sociales se orienten a
esa meta y utilicen medios que no la contradigan, el anarquismo tiene futuro”.
Miguel Amorós.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s