Nunca fue tan difícil (Acracia n82)


n82d

Nunca fue tan difícil.

Nunca fue más difícil partir de casa, o volver a ella, ir al trabajo aunque sea por unas horas, teniendo que actuar con aparente indiferencia o apatía, por no decir con ´normalidad` del tieso traje de oficinista. Mientras que todos los días, en alguna ciudad se registran nuevos casos de torturas, violaciones y asesinatos, todos crímenes perpetrados por las policías, el ejército, también supremacistas blancos y personas varias que odian a los indios o pobres y que con su imprudencia arrebatan la vida ajena. Quienes se autoproclamaron ser los mejores o el ´ejemplo`, resultaron ser menos que los peores. Por nuestra parte, nosotros, la gente común (quienes debemos trabajar para comer) y silvestre nos hemos vuelto a encontrar, por ello nos defendemos entre nosotres, hoy la solidaridad es la norma; cada cual pone su profesión, oficio y/o conocimientos al servicio del nuevo mundo que llevamos en los corazones, pero que buscamos construir con estas acciones.

Por su parte las siempre criticadas redes sociales nos han sido vitales, a la hora de registrar y compartir los abusos y crímenes cometidos sistemáticamente contra la población desarmada, ya no esperando la inexistente justicia, sino emprendiendo la acción directa contra el opresor, y todo lo que defienden: sus mall, supermercados, farmacias, isapres y AFP, todo identificado como parte del mismo “paquete neoliberal” tan cuestionado hoy por hoy. Pues debe entender el amable lector que muchas de estas “riquezas privadas” nacen de hecho con la venta a precio de huevo de muchos bienes y servicios públicos, durante la dictadura. Es más, luego fueron capitalizados con los dineros provenientes del sistema de capitalización forzosa más conocidas como AFP, quienes se lo prestaban a los bancos y luego estos a los privados con intereses irrisorios, mientras que el interés que debe pagar una persona natural es aproximadamente doce veces mayor, lindo sistema de estafa de cuello y corbata.

Y esta es la llave maldita del modelo neoliberal chileno, ya que las grandes fortunas lo son producto de la expoliación salvaje del pobre, pero en virtud de ello, todo lo edificado nos pertenece de alguna forma, todo esto del progreso sin desarrollo, y con mucha exclusión estalló, y vale la pena destruirlo todo, en pos de retomar las riendas de nuestras decisiones sobre lo que queremos para el futuro.

Por todas las ciudades caen las estatuas, bustos y placas conmemorativas de los conquistadores españoles, de la dictadura y de cualquier otro ser recordado como nefasto por la población. En algunos casos se alzan improvisados reemplazos que recuerdan nuestra sangre indígena, y en las marchas se ven por igual la wiphala, la bandera mapuche y la chilena, ¿cuánto de despertar tiene asumir este autoreconocimiento? mucho, pues nos habla del problema mismo de la consciencia.

Una definición filosófica en boga, es que “la conciencia es lo que es ser algo”, como la experiencia de lo que se siente al oler una o al estar enamorado. Esta definición “de lo que se siente desde dentro”, expresa la principal característica irreductible “experimentar algo”. Quiero destacar el hecho de que la autoconciencia (o conciencia de alto nivel) parece contener una paradoja: pues para que un individuo se percate de su individualidad única, sus sensaciones internas deben estar expuestas al mundo externo. quiero decir que el carácter unitario del flujo interior se confirma en la medida en que entra en contacto y circula por el espacio social y cultural, en interacción con otras personas (…) Dicho en otras palabras: para que una individualidad pueda definir su mundo interior es necesario que este mundo sea también externo y se exponga a las inclemencias del clima social. Es por ello, que lo que se sucede es tan importante para nosotres, pues nos hemos vuelto a encontrar. Entonces, frente a la pregunta ¿se acuerdan de nuestras razas indígenas?, bueno, éramos nosotros mismos…

En ya casi un mes, los habitantes de este territorio no solo se organizaron en las calles y asambleas, sino que también aprendimos entre todes sobre derecho, política, economía, historia, primeros auxilios y estrategias de sobrevivencia. Pero también que a las policías y el ejército le siguen enseñando a odiar para matar indígenas, pobres y en general gente morena. Frente a esta situación los anarquistas nos diluimos en el resto, nos volvemos una voz más dentro de muchas otras, que claman exactamente lo mismo, el fin del orden de la injusticia. 

Nunca fue más difícil pues lo debemos abandonar todo, para reconstruir todo lo que deseamos de la forma que deseamos, de este modo si nos oponemos a los altos precios de los supermercados de las transnacionales, que pagan bajos impuestos, bajos sueldos y compran a valores irrisorios al productor, debemos anteponer una forma económica que proteja al pequeño productor, al trabajador y al consumidor, en dicha materia buena opción son los supermercados cooperativos cuyas experiencias podemos destacar en la región argentina y británica. Solo con el modelo cooperativo borramos del mapa al capitalista acumulador, para relacionarnos directamente entre productores y consumidores. Nunca fue más difícil, pero tras cada dia, vale mas la pena. Desmontar dia dia la falsa imagen del jaguar, para ir dibujando una que nos sea propia, de acuerdo con nuestras percepciones e iniciativas, quizás erremos unas cuantas veces, pero habrán sido nuestros errores.

Valchar. Desde Calama

 

“podrán abajarme el canto si tengo
pómulos altos
y este pelo medio chuzo y este montar a
caballo
y la vieja de mi madre con los ojos
achinados
y mi abuelo muerto a los leones por querer
cazarlo a lazo
y mi padre analfabeto dirigiendo el
sindicato
toda una vida guerreando
y los cabros en la escuela, mi señora
batallando
somos todos lonconao
y me levanto en el tiempo siguiendo un
destino claro
y voy a jugar a salir del pozo del
desamparo
y voy a ensartar las coplas al centro del
atropello
voy a clavar el hacha al cráneo de la
injusticia
y voy a dar un galope buscando el centro
del canto
y voy seguir luchando por mi pueblo
libertario”.
Quelantaro, Lonconao

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s