(Acracia 62) Acido urbano

acidourbano

En el contraste de las diversas situaciones que se observan con cierto uso de razón, con una mirada filuda de crítica, de mantener despierta la conciencia y activo el cerebro, de de-construir a través de la manera en cómo nos vamos comunicando y así fortalecer un nuevo campo social: ácido urbano; donde no sea explícita la miseria ni el avasallamiento, donde la máquina sublime no nos arrase como lo ha sido con cada árbol de territorios ancestrales, en donde la normalización no sea adicción en la cotidianidad que nos ofrece esta sucia pero a la vez excitante plataforma de seres, elementos, productos y amores.  Insinuante y punzadora en el inquietante latido, en un inquieto ritmo que se fronteriza con las marcas del puntero.
Ácido desde el momento en que convivimos con cuerpos muertos, con cadáveres, en donde su propio espacio suele ser un monumento más; del recuerdo y la tristeza en pleno centro de nuestra urbe, de nuestra pista de desenvolvimiento. Agrio por la crudeza de cómo se transforma la pobreza en flores marchitadas con mezcla de escupos y malos tratos como cualquier baño de antro, porque muchos son ignominia, son “mosquitos”, como esos que también entorpecen nuestros estados, y eso sí es doloroso, porque lo vemos, lo observamos y junto con esa acción llevamos nuestros prejuicios en las manos a punto de seguir alimentándonos. Que paradójico el constante ejercicio de transitar con la bicicleta, de no poder descifrar la solución a la ceguera colectiva, de asumir que las relaciones humanas pierden el segundo concepto y fácilmente podemos ser partícipes de festines violentos, desequilibrados, ansiosos de egolatría y carentes de sensibilidad. Tal vez este duro y opaco concreto, frio para muchos que por las noches ni siquiera es una colchoneta, oscuridades que nos generan esas formas de caparazón que circulan entre ebriedad y apatía. Borrachera de fácil procesamiento, de incansables episodios que se acoplan a nuestra individualidad para dar cierre a utopías, ideales y luchas; coherencias y razonamiento.

En un claro y profundo actuar debería permanecer la visualización, lo contestatario, lo racional y la simpleza de entender que nos ordenan y programan desde un diseño arquitectónico, en nuestros lugares, en la ciudad, en el ajedrez. La segregación como parte de este invento, apartando a los pobres de los accesos, de las “bellas” y tan pomposas estatuas, de las perversas instituciones que juegan con la vida, con la alzada realidad, con la ignorancia y la necesidad de quienes somos asignados como ciudadanos, promoviéndonos inmediatez y un mundo resuelto, el cual definitivamente no establece alegrías menos soluciones. Desde poblaciones apartadas del punto central, del estatus y la elegancia se puede realizar una relación del funcionamiento sistémico y generar controversias por el significado y la aplicación de algunos hechos; como por ejemplo: El cobro de peaje; siendo esta parodia recibida como positiva si es concesionada pero totalmente abusiva, imponente, agresiva e impotente si es ejecutada por quienes viven en la esquina.

Será incesante esta lucha de los códigos tergiversados, de ismos impuestos y afanados, de rutas, caminos y senderos donde caminen con libertad los que aman de otra forma, quienes no tienen estereotipos definidos ni gustos opuestos necesariamente, muchos que practican la locura sin actuar, sin disfraces ni ataduras, sin ternos ni maquillajes, sin casa, sin autos, sin comida pero tampoco hambre. Es ahí con esos, con ellos, con ellas, con la madura sensación de aclarar los pensares el gesto de poder aceptar y compartir una “zoo-ciedad” obsoleta, con olor a gases y sudores proletarios, olores marginados y potente fortaleza de los que por ciclos y procesos hacemos la historia.

caeza

Periódico Acracia N°61 (diciembre 2016)

Estimades compañeres:
Les compartimos la versión en PDF de nuestre periódico en su edición correspondiente al mes de diciembre de 2016, entre lo artículos encontraras:
Nota editorial: Llamado antifascista (Pág 2)
Una caja de cenizas: El estado y el próxima revolución en Cuba (Pág 3)
La quimera del poder popular (Pág 6)
Anarcafeminismo (Pág 8)
Aniversario de la FAIt (Pág 9)
Una entrevista que no fue a Canek Sánchez (Pág 11)
Grupos autonómos de la FALV (Pág 12)

Pincha en la imagen para visualizar

61